HISTORIA

La zona de la calle Szeroka la constituyen restos de disposiciones urbanísticas existentes incluso antes de la fundación de Kazimierz. En el año 1340 se incorporó la aldea de Bawół a la ciudad de Kazimierz, fundada 5 años antes. La disposición básica del centro de este antiguo asentamiento también se conservó en la zona de la calle Szeroka y sigue siendo visible. Los orígenes de la casa monumental se remontan a mediados del siglo XV. En una parcela modular se levantaron entonces dos casas independientes de un solo tramo. En las décadas siguientes los edificios sufrieron una transformación y una ampliación progresivas. En el siglo XVI surgieron los tramos posteriores en la casa norte y sur y ambos edificios fueron elevados mediante la construcción de un piso. En el siglo siguiente se añadió otro piso más. Sobre la casa sur se conservó una estructura de mampostería y madera. Su unión definitiva se produjo entre los siglos XVIII y XIX, se unificaron las hasta ese momento dos fachadas independientes y sobre la parte sur de la casa se dio forma a un segundo piso completamente de mampostería. A finales del siglo XIX se levantó un nuevo anexo de dos plantas, a costa de derribar en gran parte el anterior. Desde finales del siglo XIX hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial la casa desempeñó el típico papel de casa de alquiler. En el siglo XX sufrió un completo abandono y quedó parcialmente en ruinas.

Como resultado de los trabajos realizados se descubrieron elementos de la antigua ornamentación del interior sumamente valiosos desde el punto de vista monumental y artístico. En el espacio representativo del tramo frontal de la antigua casa norte se han conservado en el primer piso fragmentos de una policromía datada en la segunda mitad del siglo XVI, que guarda una estrecha relación con el taller del Wawel. En la pared occidental se encontró una columna embebida entre ventanas y en la pared norte se descubrió una ménsula de piedra con un ornamento escultórico de flores, que soporta los arcos del dintel sobre los nichos de la arcada.

En el espacio del tramo frontal de la antigua casa sur, en el primer piso, en las vigas del techo se han conservado restos raramente encontrados de una coltrina, un revestimiento decorativo. Se realizó en papel fabricado a mano, utilizando bloques para grabado en madera. Estos dos espacios constituyen la parte representativa del apartamento.

Entre los excepcionales descubrimientos también se encuentra el pilar entre ventanas en la pared oriental de la casa, que en su tiempo fue la fachada del edificio, en el segundo piso. El motivo vegetal del relieve en la parte delantera y en los laterales del fuste tiene una decoración también muy similar, desde el punto de vista de la clase artística, a la que puede encontrarse en la Capilla de Segismundo en el Wawel.

Los elementos monumentales descubiertos han sido sometidos a un largo proceso de conservación y han sido completados o reconstruidos sobre la base de los fragmentos conservados y según analogías. A un proceso similar, tras la etapa de los trabajos necesarios de naturaleza estructural, también fue sometido el material de los muros de piedra, de las paredes de ladrillo y de las bóvedas de los sótanos.

En la casa, que desempeña actualmente la función de elegante establecimiento hostelero, se han adaptado cuidadosamente los espacios, basándose en sus tiempos de esplendor en los siglos XVI y XVII.  Esto ha sido hecho con un total respeto de los elementos monumentales de la ornamentación arquitectónica y la decoración, protegiendo y exponiendo las reliquias salvadas.

ESTADO DEL EDIFICIO ANTES DE LA RESTAURACIÓN

ESTADO ACTUAL Y ELEMENTOS HISTÓRICOS EXTRAORDINARIAMENTE VALIOSOS DESCUBIERTOS DURANTE LA RESTAURACIÓN

Rezerwacja/Booking/Buchung